Detienen en Corrientes a «Pato», un narco que desde hacía ocho años estaba prófugo

Imagen ilustrativa Un hombre que desde hacía ocho años permanecía fugitivo con un pedido de captura nacional e internacional acusado de liderar u

QUITILIPI: EL GOBERNADOR SE COMPROMETIÓ A TERMINAR LAS OBRAS PARALIZADAS DEL HOSPITAL Y DE LA TERMINAL DE ÓMNIBUS
EL MINISTRO MATKOVICH ESTUVO EN EL HOSPITAL DE GRAL SAN MARTÍN Y SE COMPROMETIÓ A MEJORAR EL SERVICIO DE SEGURIDAD
ABREN LA CONVOCATORIA PARA ELEGIR AUTORIDADES DEL CONSEJO PROVINCIAL DE MECENAZGO
Imagen ilustrativa

Un hombre que desde hacía ocho años permanecía fugitivo con un pedido de captura nacional e internacional acusado de liderar una banda narco que proveía droga en la zona norte del conurbano bonaerense fue detenido en la provincia de Corrientes, informaron hoy fuentes policiales.

Se trata de Waldemar Ariel Oviedo (55), apodado «Pato», quien fue localizado y arrestado por detectives de la División Búsqueda de Prófugos de la Policía Federal Argentina (PFA) en el Barrio Esperanza, ubicado en las afueras de la capital correntina.

Según los voceros, «Pato» fue condenado por tráfico de estupefacientes en varios países limítrofes donde cumplió más de la mitad de su vida detenido y ahora fue apresado cuando estaba próxima a prescribir la orden de captura nacional e internacional que tenía emitida por el Juzgado Federal 1 de San Isidro, a cargo de Sandra Arroyo Salgado.

De acuerdo a la investigación, Oviedo estaba residiendo en forma ilegal y escondido de las autoridades, en una zona selvática de la República del Paraguay, frente a las Ruinas de San Ignacio de la provincia Misiones, pero del otro lado del Río Paraná.

Según voceros de la PFA, ya en enero pasado, con la ayuda de su familia y oculto en una lancha, cruzó por un paso ilegal a nuestro territorio y permaneció guarecido en el mencionado barrio Esperanza de Corrientes capital.

Hace unos días y gracias a la labor de los peritos, fue posible individualizar el nuevo celular que utilizaba «Pato» y, de esta manera, con órdenes de la jueza Arroyo Salgado, se lo pudo monitorear bajo la modalidad de escuchas directas.

«La tarea no fue sencilla porque este hombre pasaba de vivir en la selva correntina a la ciudad, se cuidaba mucho al hablar y se mostraba tranquilo a la espera de que su causa cayera», dijo a Télam una fuente de la investigación.

Las herramientas tecnológicas de la Policía Federal permitieron ubicar el lugar exacto donde estaba oculto, por lo que Oviedo fue apresado, quedó a disposición del juzgado federal de San Isidro y está a la espera de su remisión a un penal federal.

Fuente Telam 

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0