«Un nuevo ciclo de opinión pública» por Carlos Fara

Resistencia te quiero
El ultimátum de Carrió
«Separación Estado- Iglesia: El debate que se impone» Por Vidal Mario

Los ciclos de opinión pública duran habitualmente entre 5 y 8 años. Aparecen como agotamiento de una etapa previa, y porque el gobierno de turno no comprende la dinámica, y entonces no logra sintonizar con las nuevas expectativas. La llegada de un ciclo no necesariamente acompaña los tiempos institucionales, pero siempre se termina expresando en la elección siguiente a su comienzo.

El último ciclo de opinión pública nació entre 2012 / 2013, luego de la reelección de CFK por nada menos que el 54 % de los votos. Sin embargo, pasado dicho comicios, el gobierno de turno aplicó una serie de medidas económicas poco simpáticas (como el cepo), que daba cuenta de cierto agotamiento del modelo económico. Ese ciclo se caracterizó por un reclamo de equilibrio, sobre todo entre el rol del Estado y el mercado. Frente al mencionado cepo y la excesiva carga impositiva, la mayoría social demandaba una menor intervención en la economía, y un estilo de liderazgo no confrontativo, moderado. También comenzó un temor frente al famoso “vamos por todo”, y la posibilidad de que se promoviera una nueva reelección de Cristina vía reforma constitucional. En aquél momento se empezaron a destapar casos de corrupción, mencionados como “la ruta del dinero K”, lo cual disparó demandas sobre la cuestiones éticas e institucionales.

Ese ciclo iba a durar hasta por lo menos 2017, y con buena probabilidad de alcanzar a 2019. Los ciclos se pueden desgastar prematuramente también por crisis económicas profundas, como sucedió en 2001. En este caso la crisis disparada en abril de 2018 hizo que la sociedad entrara en una fase que modifica sus ejes prioritarios. El nuevo ciclo se verá presidido por la necesidad de resultados, hechos contundentes y pragmatismo, al estilo de lo que ya vivió la Argentina en 1989 y 2002. Como se puede apreciar, estas etapas se caracterizan por entronizaciones del peronismo, con sus diversos matices.

¿Hasta cuándo dura este ciclo? Al menos hasta 2023, es decir al finalizar la presidencia de Alberto, y probablemente hasta 2025, momento de la elección de medio término del próximo mandatario. Con mucho viento a favor pudiese durar hasta 2027, completando dos períodos presidenciales. Desde 1983 eso nunca sucedió. La primera fase duró unos 4/5 años (1983 – 1988/89). La segunda duró 8 años (1988/89 a 1996/97) cuando irrumpió la Alianza. La tercera fue desde 1996/97 a 2001, con la consabida crisis. La cuarta fue de 2001 a 2007, con la primera elección de CFK. La quinta cubrió desde 2007 a 2012/2013, y desembocó en el triunfo de Massa en la Provincia de Buenos Aires, iniciando el final del período kirchnerista.

Demás está decir que una fase siempre tiene matices y corrientes contradictorias, como sucede con todo período histórico, generándose corrientes contra culturales. La expansión imparable de la revolución industrial, el racionalismo, el imperio de la ciencia y la tecnología en el siglo XIX, produjo una reacción romántica que apelaba al regreso a las fuentes y las tradiciones, en una suerte de dialéctica de tesis y antítesis. Por eso se debe enfocar un ojo clínico sobre el resultado de la elección presidencial, en donde el mensaje fue “cambio sí, pero que nadie se sienta dueño de todo”, como ya lo hemos mencionado oportunamente en esta columna.

Nunca un ciclo es totalmente igual a otro. O como marcaba Heráclito, “nadie se baña dos veces en el mismo río”.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: