La vicegobernadora visitó el Centro de Asistencia a Víctimas y ratificó la igualdad de género como política de Estado

Bienal 2018: Monzón destacó la respuesta de los visitantes a la propuesta de Ministerio
Un policía rescató a un hombre que casi se ahoga en un campo de Gancedo
San Juan adhiere a la ley de cannabis medicinal y garantizará el reparto gratuito

Analía Rach Quiroga recordó el aniversario de la Ley Micaela y anunció que las capacitaciones que prevé la norma comenzarán en la provincia el 3 de marzo para funcionarios y agentes del Poder Ejecutivo.
La vicegobernadora Analía Rach Quiroga visitó, este viernes, el Centro de Asistencia a Víctimas de Violencias de Género (CAVV) donde destacó el trabajo del gobierno para el efectivo cumplimiento de la Ley 27.499, conocida como “Ley Micaela”. La norma de su autoría, cuya promulgación cumple hoy un año, establece la capacitación obligatoria en género para todas las funcionarias y funcionarios del Estado.

Acompañada de la secretaria de Derechos Humanos y Género Silvana Pérez y de la coordinadora del CAVV Glenda Duran, Rach Quiroga trazó una agenda de trabajo conjunto con las y los trabajadores del Centro. Es la primera vez que un mandatario provincial visita la institución.

“Esta institución es una muestra del compromiso que existe en la provincia para luchar contra todo tipo de violencia”, remarcó y destacó el trabajo que se realiza en el centro para el acompañamiento y contención a las víctimas de violencia de género.

En ese sentido Rach ratificó la igualdad de género como una política de Estado para la actual gestión de gobierno. Para ello se trabaja, desde el inicio, en la planificación de las capacitaciones que promueve la ley para todos los niveles de la administración pública y en los tres poderes del Estado. El cronograma de capacitaciones iniciará en marzo con funcionarios y funcionarias y agentes del Poder Ejecutivo.

La vicegobernadora remarcó el trabajo en conjunto que se realiza en el proceso de armar los contenidos para las capacitaciones, con la participación de autoridades de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), la Universidad del Chaco Austral (UNCAUS) y del Instituto Provincial para la Administración Pública (IPAP).

Chaco adhirió a la Ley Micaela, de autoría de la actual vicegobernadora entonces diputada nacional, mediante la Ley provincial 2997-G – que lleva el nombre de la víctima de femicidio Natalia Samaniego. El objetivo es la prevención de la violencia de género y la promoción de los derechos de las mujeres en todos los estamentos en los tres poderes del Estado.

Pérez: “Es fundamental iniciar estas capacitaciones”

La secretaria de Derechos Humanos Silvina Pérez, hizo hincapié en la necesidad de una actualización permanente en lo que refiere a la atención a víctimas en los casos de violencia. “La violencia de género va mutando y se tiene que ir investigando la manera de intervenir en esos casos, esa manera siempre implica redes de trabajo intersectorial e interdisciplinario” aseguró.

En esa línea, valoró el trabajo del CAVV y de la línea de atención telefónica 137, y el trabajo comprometidos que realizan para la correcta atención a las víctimas. Asimismo, señaló que uno de los próximos objetivos es coordinar una red de equipos de profesionales que trabajen en esta materia en el interior de la provincia con una misma metodología.

“Lo fundamental es iniciar con las capacitaciones, dotar a los equipos de mayor información y recursos. Porque estamos en una situación en que la violencia crece”, cerró la funcionaria.

Duran: “Aumentaron los casos y la gravedad de los mismos”

La coordinadora del CAVV Glenda Duran insistió en la importancia de dotar a la administración pública de los recursos necesarios para atender adecuadamente los casos de violencia. “El acompañamiento a las víctimas es un trabajo arduo y más aun considerando que no sólo aumenta la cantidad de casos, sino también la gravedad”, precisó.

El equipo de trabajo del CAVV cuenta con psicólogos, abogados, asistentes sociales y enfermera, quienes reciben y atienden a las víctimas. “Puede venir cualquier víctima de violencia de manera espontánea, sin ningún requisito, se realiza una entrevista y se evalúa la mejor atención para cada caso”, dijo.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: