En el mundo del revés, nada de lo que Capitanich dice es.

En lo que va de su ultima gestión (Según había dicho a la oposición en una carta pública), Capitanich continúa haciendo mérito sobre lo que ya se avizora como «La peor gestión de su vida», no es poca cosa teniendo en cuenta su larga trayectoria.

Los discursos técnicamente redactado, hoy ya no le funcionan, es que luego de tantos años al frente de la política provincial, la sociedad ya pudo entenderlos, dándose cuenta que estos no dicen nada.

Recordemos que al comienzo de su gestión, mostró un gabinete, el cual dejó mas dudas que certezas en cuanto a la capacidad de llevar adelante una provincia, algo que gracias a la pandemia terminó siendo confirmado.

REALIDAD vs FICCIÓN

La realidad en Chaco, es que todo lo que se dice o transmite no es, de cierta forma esto sucede debido a un sin fin de promesas incumplidas, hacen de la provincia una especie de mundo del revés, para poder evitar que la sociedad se entere de esto, se implementa un sistema de compras de opinión o los denominados bozales de oro, colocados en los medios de comunicación, donde por un lado se ve destruida la ética periodística por un número de orden de compra y por otro lado para aquellos que deciden realizar su trabajo, terminan siendo denunciados, censurados o como se vio en Villa Rio Bermejito agredidos físicamente.

Sumado a esto, hay que hacer lectura de la manera en que el gobierno de Capitanich trabaja, una lectura simple de notas contrastadas en distintas fechas, puede notarse que bajo cada crisis, el gobernador realiza anuncios contrastantes, un ejemplo de esto es el de los residentes del Barrio Toba agredidos por la policía, lo cual fue subsanado comunicacionalmente emitiendo un anuncio de 200 viviendas en dicho barrio, otro ejemplo es que luego de fallecer Miguel Duré, medico del Hospital Perrando por Covid, el cual fue subsanado anunciando beneficios para empleados del sector de Salud Pública, pero el mas fresco de todos y tal vez el que mas duele, es el discurso de «no hay fondos para aumentos dignos (policía 7.8%, docentes 7.8%, empleados públicos sin definir) debido a la crisis pandémica mundial», pero, Capitanich, ordena crear cargos innecesarios sin horizonte alguno en el funcionamiento de los mismos.

Atontado por el contexto, «Coqui», ocupa el top de los Gobernadores con peor imagen positiva, los jóvenes ya no confian en el, los adultos se lamentan su voto, y aquellos que ya tenemos nuestros años, damos por sentado el destino final de nuestra provincia, simplemente una provincia de puras promesas.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: