El Papa Francisco le pidió a Alberto Fernández que sea «mensajero de paz»

Macri lanzará por decreto un plan nacional de lucha contra la corrupción
Mauricio Macri: «No soy mago, no me sale eso; pero tampoco soy estafador»
Wado de Pedro recibió al gobernador Capitanich

Este viernes, el Papa Francisco recibió cordialmente en el Vaticano al presidente Alberto Fernández en una entrevista que duró unos 45 minutos y en la que el pontífice le pidió al mandatario que sea «mensajero de paz».

La audiencia comenzó, a diferencia de lo que ocurría con Mauricio Macri, en un marco de gran cordialidad cuando el Papa Francisco salió al encuentro del presidente en la sala del Tronetto. Fernández, que concurrió junto a su pareja Fabiola Yañez le dijo: «Santo padre qué gusto verlo» a lo que el pontífice respondió con un «Bienvenido» mientras se propiciaban un apretón de manos

Mientras se dirigían a la Biblioteca para la reunión privada, Fernández invitó al pontífice a pasar primero, a lo que Francisco respondió con una de sus habituales bromas: «No, primero el monaguillo», ya que así sucede en las procesiones de inicio de las misas.

La reunión privada duró 45 minutos y después se pasó al intercambio tradicional de regalos y la presentación de la delegación.

El presidente argentino entregó a su compatriota una escultura del conocido como «Negro Manuel», el esclavo Manuel Costa de los Ríos y qué se dice fue el primero en encontrar la imagen de la Virgen de Luján según la tradición católica y que ha empezado su camino para la beatificación.

También entregó al pontífice dos libros sobre los cafés porteños, donde Jorge Bergoglio solía tomar café cuando era arzobispo de Buenos Aires, y un tejido elaborado en un telar artesanal por jóvenes de la asociación civil Granja Andar y un «calendario inclusivo» también de esta organización.

Por su parte, el papa entregó al presidente una escultura de bronce que representa una vid con uvas sobre la que se posa una paloma y con el grabado: «Sed mensajeros de paz».

Fue entonces cuando, el papa se dirigió al presidente y a Yáñez, y les dijo: «Sean mensajeros de paz. Esto es lo que quiero para ustedes, que sean mensajeros de paz».

Francisco regaló también algunos de los documentos escritos durante su pontificado y el último mensaje de paz y se detuvo en su exhortación apostólica escrita para el Sínodo de los jóvenes, Christus vivit, y leyó «La oración del buen humor» de San Tomás Moro.

Fernández pidió al papa que le dedique uno de los volúmenes, a lo que el papa accedió y le escribió un mensaje.

El presidente presentó al papa a su delegación que estaba compuesta por el canciller Felipe Solá y el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Losardo, y con los secretarios de Culto, Guillermo Oliveri; de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz; y de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi.

El presidente después de una reunión con el secretario del Estado vaticano, Pietro Parolin.

La jornada comenzó con una misa en la cripta de la tumba de san Pedro en la basílica vaticana para la delegación argentina oficiada por el arzobispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo en la que este pidió «éxito» para el nuevo Gobierno y grabó un encuentro que tuvo en 1973 con Juan Domingo Perón, según información de los presentes.

Fuente: Diario Popular

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: