Día de la bandera: el símbolo que cobija a la provincia del chaco no tuvo un creador

«Las curiosidades que dejaron las agitaciones por el aborto»
«Presupuesto 2018 de la Municipalidad de Resistencia» Por Miguel Ángel Vilte
Son como el tero, ese que en un lado grita y en otro pone el huevo.

Escuché en conferencias relacionadas con los símbolos y conmemoraciones patrias decir que en Argentina tenemos algún apego a la muerte y esa sería la razón por la cual nuestras fechas están vinculadas con el fallecimiento de nuestros próceres.

El 20 de junio de 1820 es la fecha en que el General Manuel Belgrano muere y se fija el Día de la Bandera en homenaje a su creador.

Belgrano izó por primera vez la Bandera el 27 de Febrero de 1812, mes en el cual nuestro país se encuentra en pleno receso escolar lo que no contribuiría a homenajear a nuestra enseña patria y a su creador.

Por qué no fijar entonces, la fecha del nacimiento de Manuel  José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano sucedida el 3 de junio de 1770?.  Simplemente porque su obra y sus gestas se desarrollaron más tarde.

La claridad de pensamiento y coherencia de los que tomaron  estas decisiones en cuanto a la imposición de fechas recordatorias no es superada por quienes reprochan o critican sin argumentos sus «clases magistrales».

El 20 de Junio de 2007 durante la Gobernación de Roy Abelardo Nikisch se llamó a concurso público para la creación de la Bandera del Chaco. No es común que un Gobernador firme un decreto un feriado nacional.

Ese gesto tuvo su simbolismo y el presagio se cumplió gracias al trabajo de un jurado de excelencia seleccionado por la Subsecretaria de Cultura dirigido por la Profesora María Dolores Cristofani de  Valdez.

En el Símbolo Nacional su creador no dejó expresada su inspiración y trajo aparejados 200 años de controversias en cuanto a sus colores y diseño.

El símbolo que cobija a la Provincia del Chaco no tuvo un creador. El jurado que intervino aplicó, sobre un diseño seleccionado en el concurso, la cláusula del decreto 1160 donde establecía que «el jurado se reserva el derecho de proponer y realizar las modificaciones técnicas que considere necesarias en el diseño del proyecto ganador si tal facilitare su confección y uso, sin perjuicio de afectar sustancialmente el propósito del autor».

El prestigioso jurado actuó  considerando que el concurso no podía declararse desierto, condición también establecida en el decreto de convocatoria, y así se logró el diseño definitivo basado en el arte, la técnica y con el respaldo de la vexilología, ciencia que se ocupa de las banderas.

Por Alfredo Gomez***
Ex Director de Ceremonial y Protocolo del Gobierno del Chaco

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: