Chaco: Un archivo fundado en 1988 sigue siendo una letra muerta

«Los que estimulan la grieta empiezan a perder espacio»
¿Qué pasó en el Chaco durante la última dictadura? Por Vidal Mario
Día de la bandera: el símbolo que cobija a la provincia del chaco no tuvo un creador

                                     Vidal Mario   *

El historiador francés Marc Bloch definió al Archivo como un testigo que está siempre listo y presto a hablar cuando un ciudadano quiera interrogarlo.

Gracias a definiciones como uno comprende la importancia de los papeles que están en un Archivo.

Son testigos de historias y a la vez memorias vivas de determinados acontecimientos.

He visitado Archivos de varios países. En los mismos comprobé la importancia que los gobiernos asignan a sus centros conservadores de documentaciones.

Lo mismo vi en algunas provincias argentinas donde aprecian como corresponde el valor testimonial de las documentaciones guardadas en sus Archivos.

Por el oficio que desempeño, también apelo con frecuencia a los Archivos de nuestra provincia.

Un Archivo debe ser ediliciamente accesible y estar siempre en condiciones de ser utilizado por el investigador o ciudadano buscador de informaciones.

En tal sentido, valoro la forma en que técnica, humana y ediliciamente está estructurado el Archivo Histórico de la Provincia “Monseñor José Alumni”.

Se trata de un lugar donde la memoria histórica del Chaco está debidamente organizada y conservada.

Eso no sucede, sin embargo, con el Archivo Jurisdiccional de la Provincia, que desde su creación hace treinta años deambula anda de un lado a otro por falta de local propio.

Éste Archivo, dependiente de la Dirección de Secretaría General del Ministerio de Gobierno, Justicia y Relación con la Comunidad Gobierno sigue siendo una letra muerta.

¿Archivistas o peregrinos? 

Es penoso el trajinar de los que trabajan en el Archivo Jurisdiccional por carecer de edificio propio. Hoy están aquí, mañana allá; un tiempo están en un lugar, luego en otro.

Esto de no quedarse quieto en un sitio implica un peligro que no es virtual sino real: la pérdida o daño de carpetas que contienen temas sumamente delicados, no solo documentaciones  archivadas de la Administración Pública sino también del Instituto del Aborigen Chaqueño (IDACH).

Éste Archivo fue creado, en el año 1988, a través de una simple Resolución.

Maneja documentaciones jurídicamente importantes no sólo para el Estado sino también para la sociedad civil y política en general, pese a lo cual ni siquiera tiene jerarquía de Dirección.

En 1988 ocupaba un lugar en la Casa de Gobierno, pero después empezó a peregrinar y cambio de local siete veces.

Entre los años 2012 al 2017 se lo vio funcionando en avenida 25 de Mayo 379, en un local por el que la provincia pagaba un alquiler mensual.

Cuando llegó la hora de renovar el contrato, los dueños elevaron el precio del alquiler por mes, que el Gobierno no aceptó y fueron desalojados.

En julio pasado estaban en Echeverría 255 con un nuevo contrato de alquiler. El Gobierno no pago durante un año y los dueños le metieron llave al local, impidieron el ingreso del personal y pidieron el desalojo.

Esta semana,  de acuerdo con los datos obtenidos,  el Archivo se trasladará a un alejado galpón ubicado en el kilómetro 15 de la Ruta 16, según un contrato por seis meses que se ha firmado.

El contratiempo de esta nueva mudanza y el lugar a donde ahora irá a parar el Archivo Jurisdiccional (un galpón ubicado sobre una ruta) marcan la poca seriedad del Gobierno a la hora de cuidar y proteger centenares de valiosas documentaciones que testimonian la gestión administrativa del Chaco.

*PERIODISTA E HISTORIADOR

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: