Celada por el Día Internacional de la mujer: “Inteligentemente construyamos el cambio”

Última Feria de Emprendedores del año que organiza Chaco Puro Talento
Presentaron la tercera edición de Chaco Tex
Sube estudiantil gratuita: el 1 de marzo se podrá renovar el beneficio

En Resistencia, como en cada rincón de nuestro país, hay objetivos, anhelos y sueños que se hacen realidad por el arduo trabajo de mujeres que todos los días hacen historia.

El Día Internacional de la Mujer tomó una nueva dimensión global para las mujeres y estamos haciendo que este día sea un elemento unificador. Cada 8 de marzo tenemos la oportunidad de reflexionar, de debatir profundamente y también de reconocer los avances logrados por la lucha diaria que históricamente damos las mujeres, así como del valor que tenemos en la sociedad, pero también, es una jornada para pedir más cambios y celebrar la valentía y la determinación de las mujeres que de a pie han logrado la igualdad, la justicia y la ampliación de nuestros derechos.

Durante gran parte de la historia el papel femenino estuvo reducido a su mínima expresión. Fue necesario un proceso de avance y desarrollo extremadamente lento, así como nuestra voluntad para romper cadenas y ocupar espacios de participación que antes no nos eran propios o, mejor dicho, que antes nos eran negados. No fue sino hasta 1991 que se aprobó la primera ley de cupo femenino del mundo y justamente sucedió en Argentina, cuya autoría se la debemos a una senadora radical Margarita Malharro de Torres, pero que por décadas implicó una representación estancada por interpretar la ley más como un techo que como un piso. En Chaco, desde el año pasado contamos con una ley que establece la paridad de género en las listas electorales significando un enorme triunfo que constituye en un acto de verdadera ampliación de derechos políticos y un salto de calidad en nuestra democracia. El desafío es alcanzar esta paridad de género en todos los niveles de representación para volver a ocupar un lugar de vanguardia en la región y continuar reivindicando la figura de la mujer, en un contexto marcado y casi diría, dominado, por los extremos. Al respecto cabe mencionar que quizás ningún “ismo” es bueno cuando se enfoca en los extremos, deja de ser verdaderamente representativo y de alguna manera, busca encasillar a alguien en un paradigma que puedeno ser el correcto.

Nuestro trabajo debe buscar erradicar todas las desigualdades que se observan en cada ámbito de nuestras vidas y todos los obstáculos que frenan el desarrollo personal y profesional de las mujeres. Paraello debemos aspirar todos los días, en base al trabajo duro de todos, a alcanzar la equidad que nos debemos para construir juntos una mejor sociedad; porque existen muchos problemas sin resolver, temas que significan un flagelo inaceptable y van desde el acoso sexual y el femicidio hasta la igualdad de remuneración y la representación política. Requiere cambios transformadores, enfoques integrados y nuevas soluciones, sobre todo en lo que concierne a la defensa de la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas.

El mayor valor que tenemos es la libertad de elegir, de decidir sobre nuestra vida, de ir detrás de nuestros sueños, de poder tener las oportunidades para desarrollarnos en todo sentido. Por eso invito a las mujeres a que no bajemos los brazos. Tenemos muchos desafíos pendientes y juntos, debemos lograr la sociedad que necesitamos.

Sigamos haciendo historia, continuemos revolucionando la política y mostrando lo que somos capaces de hacer. El momento es ahora, no nos dejemos para después.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: