Casalboni, el intendente que aportó nuevas pruebas contra Aída Ayala

La Justicia allanó el estudio de su exyerno y revisa papeles de cuando era funcionaria de Macri.

Demoran a un joven en pleno centro por supuesto hurto
Intentaron robar una motoguadaña pero fueron demorados
Tremendo choque cerca de Gancedo

El intendente de Quitilipi, tras conocerse la noticia de que “está flojo de papeles” sorprendió con sus “pruebas” que según él aportó a la Justicia.

Así, en otros tiempos quedaron los momentos en los que Aída Ayala y el intendente Sergio Casalboni tenía buena sintonía, porque la semana pasada el jefe comunal llevó nueva pruebas ante la Justicia Federal para que se la investigue a la diputada nacional, esta vez por “defraudaciones” cuando ela era secretaria de Asuntos Municipales de la Nación.

“Aída Ayala es la corrupción personificada”, dice el jefe comunal y la acusó de corrupción a la diputada nacional.

Ayala y Casalboni firmaron varios “acuerdos” durante los dos años en que ella se desempeñó como funcionaria de Mauricio Macri y ahora la denunció por presuntas irregularidades en el manejo de fondos nacionales remitidos a los municipios durante 2016 y 2017 cuando se desempeñaba como secretaria de Asuntos Municipales del Ministerio del Interior.

El intendente dijo haberle solicitado apoyo a Aída Ayala en su carácter de funcionaria nacional, y que ésta le envió dos asesores: su exyerno el abogado Matías Balmaceda Paiva, y su exsubsecretario de Economía en la Municipalidad de Resistencia: el contador Miguel Ángel Vilte.

La Justicia ya allanó el jueves pasado el estudio jurídico de Balmaceda Paiva.

A partir de ahí, Casalboni dijo “haber sido engañado, y que en su buena fe y por su inexperiencia en la gestión pública, siguió las recomendaciones de estos asesores que lo llevaron a realizar gestiones de fondos ante la Nación y a hacer contrataciones y compras irregulares”.

Relató que “Balmaceda permanentemente le recalcaba que los fondos para la compra de bienes como herramientas y maquinarias venían con un fin y un proveedor asignado por la Nación y que esa era la única manera obtener esos beneficios”.

Casalboni dijo que “le llamó la atención que el único proveedor disponible en esos casos era “Service Chaco”, propiedad de Claudio Toloza, un monotibutista dedicado a la reparación de acondicionadores de aire, y que a él adquirió la Municipalidad de Quitilipi una soldadora industrial y otras herramientas por un monto de un millón de pesos que a él le pareció caro pero prefirió reservarse la opinión”.

Así mencionó también que “la contratación de la cooperativa Las Palmeras, con domicilio en Resistencia, para barrido y limpieza por un monto de unos 2 millones de pesos, hasta que cayó en la cuenta de que podría realizar esa tarea con personal municipal a un costo mucho menor”.

Justamente la contratación de Las Palmeras, cuyos responsables eran Rolando Acuña, detenido por la Justicia provincial en la causa Lavado 2, y Orlando Zibecchi, detenido en la Justicia Federal causa Lavado 1, fue una de las cuestiones reprobadas por el Concejo Municipal de Quitilipi que le valieron la destitución a Casalboni en febrero de 2017.

Días después fue repuesto en el cargo por una medida cautelar consentida por el juez Antonio Luis Martínez, de la Cámara Contencioso Administrativa.

CASALBONI REDOBLA LA DENUNCIA

Pero el intendente fue por más, y ahora mediante un comunicado de prensa, salió a responder al presidente del comité local de la UCR, Sergio Osiska.

“Esto no debería ser sorpresa para él ni el partido, si ya el año pasado dije por los medios de Aída era la corrupción personalizada y salió a defenderla. Dice que esto salpica a todo el radicalismo, pone el saco de la corrupción a todo el partido y no es así: sabemos la cantidad de políticos y militantes que sólo piensan en el bien de la gente y que día a día sacrifican; que el árbol no tape el bosque, yo sólo hablé de la situación”, dice el escrito.

“Dice que en política se pasan facturas, da a entender implícitamente como si la cautelar fuera sostenida por el partido y no por los fundamentos legales. Insulta al partido al cual pertenece y da una imagen incorrecta de la justicia y un juez. Da a entender que la cautelar está sostenida por una pinza y que si se abre, cae. ¿Es lo que la sociedad debe pensar? Que caerá la cautelar por una represalia por decir la verdad y colaborar con la justicia, son pésimas declaraciones las de Osicka‘, añade Casalboni.

Y agrega: “Dice que me tire al hondo, asustan sus declaraciones. ¿Quiere decir que hay que callar a la verdad? Que me disculpe, yo no pertenezco a esa vieja política, sino a la que afronta y hace las cosas pensando en el bien común y no en un voto’. ‘Habla desde el desconocimiento y sin asesorarse. La documentación se la presenté al fiscal. ¿O cree que tomará una declaración como rumorcito de TV? Aporté documentación al fiscal. Y lo que dije lo hice en la justicia. Si quiere documentación que estudie algo, que sea fiscal y con gusto le acerco lo que desea”, concluyó.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: