Capitanich: “El costo de la energía es una decisión política”

El Equipo Hábitat dejaría en condiciones el club de Trabajadores de la APA
Se acordó la continuidad de los Consejos Consultivos en las escuelas
Capitanich recolectó reclamos de vecinos de barrios de la zona norte

El intendente Jorge Capitanich se refirió al subsidio de la energía como parte del equilibrio económico y social en la administración de un país. En este contexto y ante los permanentes tarifazos impulsados por el gobierno nacional, aseguró que cuando “gobierna un empresario con mirada corta que a su vez delega la administración del sector a un gerente de una empresa multinacional” el resultado es “el saqueo”. “No hay otra posibilidad”, admitió el jefe comunal de la ciudad e Resistencia.

Así, tras reiterar que el costo de la energía es una decisión política, recordó que “estamos ante un modelo de saqueo sofisticado mediante operaciones financieras de carrytrade, de endeudamiento irresponsable, de tarifas impagables y de destrucción del aparato productivo”. “Ya lo vivimos. No se pueden esperar otras consecuencias que las que tendremos”, concluyó el exgobernador del Chaco por dos períodos consecutivos.

Capitanich explicó que desde el inicio de la gestión de la Alianza Cambiemos, el presidente Mauricio Macri impulsó un ajuste en las tarifas de los servicios que inexorablemente impacta en el ingreso de las familias, en la rentabilidad de los comercios y de las pequeñas y medianas empresas. Asimismo, en la sustentabilidad de las industrias  y en la organización del sistema económico en su conjunto. “Un modelo macroeconómico que tienda al equilibrio debe tener por lo menos tres reglas para trazar un rumbo preciso: una regla fiscal, una regla monetaria y una regla cambiaria”, agregó el intendente capitalino.

En la República Argentina, la administración de los precios relativos de los bienes en general y de los alimentos en particular, servicios (en especial de la energía), tasas de interés, tipo de cambio y salarios constituyen políticas esenciales para la sustentabilidad de un programa económico concebido sistémicamente. “Hoy este programa es inconsistente, pero es repetitivo respecto a la concepción neoliberal histórica. Reducen salarios, aumentan tarifas. Eso implica transferir ingresos de pobres a ricos, reducir el consumo, afectar ingresos fiscales y promover el aumento sistemático de la deuda pública”, destacó.

Fue más allá y dijo: “Desde el 10 de diciembre de 2015, el presidente Macri ejecutó una política letal de ajuste tarifario reconociendo precios locales al gas superior al promedio internacional de 2,06 U$S por millón de BTU, pretendiendo llegar a más de 7 U$S/MBTU con un ajuste cercano a 1700 % en el cronograma original previsto”. “La matriz energética argentina tiene una predominancia superior al 52 % en gas, por lo tanto, su ajuste incide de manera directa en el sistema económico y social en su conjunto”, fundamentó Capitanich.

TRANSFERENCIA DE INGRESOS A TRES GRUPOS CONCENTRADOS

El aumento de gas, energía eléctrica, agua potable y cloacas, combustible con el alineamiento a los precios internacionales implicó transferir ingresos irracionalmente a grandes grupos concentrados, aseguró Capitanich. Según sus afirmaciones, esta transferencia tiene una explicación clara: “Tres empresarios amigos del poder poseen el 49 por cientos de la demanda, el 51 por ciento de los usuarios y ganan 1000 millones de pesos por mes a través de estas políticas”.

En esta línea, dijo que desde el 10 de diciembre de 2015 hubo “un reparto del botín: telecomunicaciones a Clarín, peajes y energía a sus allegados directos, las finanzas a (ministro) Luis Caputo y asociados con bancos nacionales y fondos internacionales”. “Esto es un saqueo liso y llano. Observamos declinación en la producción hidrocarburífera equivalente al 20 % en dos años. ¿Y el autoabastecimiento? ¿Y las nuevas refinerías? ¿Y el balance energético que destruyó la gestión anterior?”, finalizó Capitanich.

EL RANKING

La serie estadística de los últimos 75 años permite demostrar que durante 1959 con Arturo Frondizi como presidente el país importó 21,7 % de energía y combustibles. Con Cristina Fernández de Kirchner en 2013 las importaciones alcanzaron 17 % y el déficit alcanzó 9000 millones de dólares.

Por último, Capitanich aseguró que el FMI reconoce hoy los subsidios a la energía en el mundo y el ranking lo encabeza Estados Unidos siendo Argentina el país en el puesto 60 de 90 comparados con 413 dólares por habitante por año: Estados Unidos, 2177 dólares per cápita; China, 1652; Canadá, 1283; Australia, 1259; Japón, 1240; Israel, 1113; Bélgica 909; Alemania, 684; Inglaterra, 635; España, 521 y Chile, 515.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: